Make your own free website on Tripod.com

 


 

CONTENIDO NUTRICIONAL DE LA CHIA


La Chía es una semilla oleaginosa, pero es distinta a las demás oleaginosas en su contenido graso: Los 2/3 del aceite de Chía son Ácidos Grasos Esenciales Omega-3 (Poli-Insaturados), y solo el 10 % son ácidos grasos saturados.
Las fuentes de Omega-3 siendo muy escasas en el mundo, la semilla de Chía debe mantener nuestra atención.
Además de su altísimo contenido en Omega-3, la Chía tiene también otros componentes muy interesantes para la nutrición humana: Antioxidantes, fibra, proteínas, vitaminas B1, B2, B3, y minerales tales como fósforo, calcio, potasio, magnesio, hierro, zinc y cobre.
La semilla de Chía es considerada “suplemento dietético” por la FDA (Food and Drug Administration, USA). Además, completa las exigentes regulaciones de contenido de nutrientes alimenticios establecidas por esta organización para ser un “alimento saludable”.


 

1024x1024-1796575.jpg

La Fibra en la Chía
La
fibra es la parte estructural de frutas, verduras, semillas y granos, que el sistema digestivo no es capaz de digerir ni de destruir. Actualmente, profesionales e instituciones de salud, recomiendan un consumo entre 25 a 30 gr. diarios de fibra en adultos. La Chía Benexia aporta 27,6 gr. de fibra por cada 100 gr. de semilla, lo que equivale al 100% de las recomendaciones diarias para la población adulta.

La fibra tiene la capacidad de aumentar el volumen del bolo fecal que transita en el tubo digestivo. Esto se debe principalmente a su capacidad para absorber una importante cantidad de agua. En consecuencia, la materia fecal, producto final de la digestión, se torna más voluminosa y suave, debido a que se encuentra más hidratada.

 

 

 

 Además, el aumento de tamaño del bolo fecal estimula el tránsito intestinal, lo que reduce su tiempo de permanencia en el aparato digestivo, a la vez que ayuda a regular los movimientos intestinales, evitando el estreñimiento, la diverticulósis y el cáncer de colon.


Por otro lado, la fibra puede formar disoluciones con el contenido gastrointestinal, de tal forma que las sustancias que tienen que absorberse les cuesta más hacerlo, como le sucede a la glucosa (azúcar) y a las grasas. Gracias a esta función, la fibra contribuye a la prevención de múltiples enfermedades como la enfermedad cardiovascular, diabetes, como se ha demostrado en innumerables estudios epidemiológicos.


1024x1024-1796576.jpg

















La Chía y las Proteinas
La Chía Benexia contiene 19-23% de proteína. Una cantidad mayor que los cereales tradicionales como el trigo (13.7%), maíz (9.4%), arroz (6.5%), avena (16.9%) y cebada (12.5%). Se han realizado estudios que evalúan la digestibilidad y valor biológico de la proteína contenida por la Chía Benexia. Los resultados obtenidos indican que la chía Benexia es una fuente proteica de buena calidad y sugieren la importancia de la incorporación de esta fuente alimenticia no tradicional a la dieta habitual como complemento de otros alimentos.
La proteína de la Chía Benexia es libre de gluten. El gluten causa la enfermedad celiaca. La Chía Benexia esta certificada como un alimento libre de gluten, por lo tanto, apto para pacientes celiacos.
De los aminoácidos encontrados en la proteína de la Chía Benexia, el contenido de lisina es bastante alto, comparado con otra semillas oleaginosas. Los aminoácidos de la Chía Benexia no tienen factores limitantes para la dieta de los adultos. De esta manera, la Chía Benexia puede ser incorporada a la alimentación mezclada con otros granos para mejorar el balance proteico.


1024x1024-1796577.jpg

Vitaminas y Minerales
La Chía Benexia es una buena fuente de vitamina B. Si se compara el contenido de vitaminas de la Chía Benexia con otros cereales, se muestra que esta es más alta en niacina que el maíz, la soya y el arroz. El contenido de Tiamina y riboflavina es similar al del arroz y el maíz.
La Chia Benexia es una excelente fuente de calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre. La Chía Benexia contiene 13 – 354 veces más calcio, 2 – 12 veces más fósforo, y 1.6 – 9 veces más potasio en 100 gr. de producto que el trigo, arroz, avena y maíz.
La Chía Benexia tiene 6 veces más calcio, 11 veces más fósforo y 4 veces más potasio en 100 gr. que la leche.
Los niveles de hierro de la Chía Benexia, son muy altos siendo inusual este nivel para las semillas. Comparando el nivel de hierro que contienen la Chía Benexia con otros productos tradicionales que son conocidos como fuentes de este mineral, la Chía Benexia tiene 6, 1.8 y 2.4 veces más hierro en 100 gr. que la espinaca, las lentejas y el hígado, respectivamente.



Antioxidantes
La contaminación atmosférica, el humo del tabaco, los herbicidas, pesticidas o ciertas grasas son algunos ejemplos de elementos que generan radicales libres que ingerimos o inhalamos. Este exceso no puede ser eliminado por el cuerpo y dañan las membranas de nuestras células, llegando finalmente a destruir y mutar, facilitando así el camino para que se desarrollen diversos tipos de enfermedades. Los antioxidantes son un grupo de compuestos de vegetales que bloquean el efecto perjudicial de los denominados radicales libres. La mayoría de los antioxidantes se encuentra en alimentos vegetales, lo que explica que incluir frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta sea tan beneficioso.
Los antioxidantes mas importantes que contienen la Chía Benexia son el ácido Clorogénico y el ácido Caféico, además de contener Miricetina, Quercetina y Kaempferol.


Ambos compuestos  son antioxidantes primarios y sinérgicos y contribuyen en una mayor proporción a la fuerte actividad antioxidante de la Chía Benexia.


Muchas investigaciones demuestran que la Quercetina es un poderoso antioxidante capaz de prevenir la oxidación de las grasas, proteínas y ADN y que estas propiedades antioxidantes son significativamente más efectivas que la de otros compuestos flavonoides. El ácido Cafeico y el ácido Clorogénico, protegen de los radicales libres e inhiben la peroxidación grasa. Estas propiedades antioxidantes son mucho más fuertes que las del ácido ferulico, además de antioxidantes comunes como la vitamina C (ácido ascórbico) y vitamina E (alfa-tocoferol)
Estudios epidemiológicos indican que el consumo de altos niveles de alimentos y bebidas ricos en compuestos antioxidantes, pueden protegernos contra enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón y cáncer de estomago. En particular, los flavonoides como la Quercetina tienen una estrecha relación en la disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular.